Llevo siguiendo el tema de los Bitcoins desde hace meses, y aunque nunca me he animado a comprar, me gusta seguir el tema y ver cómo evoluciona la moneda.

El Bitcoin, básicamente, es una moneda electrónica, anónima y descentralizada. En el último año ha pasado de valer unos 13 $ a unos 1000 $, aunque tiene constantes caídas y subidas de precio.

Con esta moneda tu dinero no es un billete, ni una moneda física, sino que tu “dinero” es tuyo porque hay un archivo en Internet, compartido por muchas personas, donde dice que tú posees esa cantidad de dinero. Para gastarlo, solo tienes que identificarte y ordenar transferir una cantidad a otra persona. Este proceso se hace con criptografía de clave pública, donde tu clave pública tiene asociada una cantidad de bitcoins, y para gastarlo solo tienes que firmar la transacción de bitcoins con tu clave privada.

Recuerdo como hace un año, @godofdez decía entre risas: “¡No entiendo cómo algo así puede valer dinero!”. No es el primero al que escucho decirlo, y tampoco será el ultimo. Yo tampoco termino de entenderlo, la verdad, aunque si te pones a pensarlo tampoco es sencillo entender por qué el oro tiene el valor que tiene, o por qué las monedas valen lo que valen. Son temas complicados para los que no somos economistas y somos más profanos en ese tema.

Si tuviera que explicar por qué un Bitcoin tiene algún tipo de valor, solo se me ocurriría una posible contestación: Porque la gente piensa que tiene valor.

La gente invierte en Bitcoins porque creen que con ellos sacarán algún beneficio a corto o largo plazo, seguramente por la cantidad de temas en Internet sobre gente que se ha forrado utilizando esta estrategia. Comprar pronto, vender tarde. Si los Bitcoins siguen creciendo al ritmo que llevan en el último año, probablemente de aquí a otro año más, o dos, serán ricos (o eso es lo que ellos piensan).

Esto es lo que se conoce como especular con la moneda. Comprar hoy una cantidad para venderla en el futuro, con la esperanza de que el valor de la moneda haya subido, y por lo tanto haya obtenido beneficios en el proceso.

Al haber un número creciente de compradores de Bitcoins, el precio de éstos sube. Más demanda, a igual oferta, provoca un aumento de los precios.

Cada vez que algún país trata de prohibir la moneda (como ha pasado con Rusia, por ejemplo) los propietarios de los Bitcoins, por miedo a perder el dinero invertido, comienzan a vender. La balanza se gira, la oferta aumenta y la demanda disminuye, lo que provoca que la moneda se devalúe. Hace menos de un mes la moneda pasó a valer la mitad (De 1000 $, a 500 $) en prácticamente una tarde.

Esto es lo que provoca, entre otras cosas, que la moneda sea muy volátil (es decir, que el precio de un Bitcoin varíe mucho y en muy poco tiempo).

La moneda no está diseñada ni pensada para que se use para especular. El objetivo de los Bitcoins (y de cualquier moneda), es que se use como moneda de cambio corriente, en el día a día, y para que esto ocurra es necesario que los Bitcoins tengan un valor más o menos constante a lo largo del tiempo.

¿El único valor que tiene la moneda es provocado por los especuladores? No lo creo, la moneda tiene unas características que la hacen muy interesante, como por ejemplo el hecho de que sea anónima y descentralizada, y que para usarla solo se necesite acceso a Internet, sin tener que pasar por intermediarios a la hora de hacer transacciones.

¿Es en realidad todo una ficción y finalmente la gente se acabará dando cuenta algún día de que todo lo que tienen son un puñado de bits, sin ningún tipo de valor real? No lo sé, y no creo que nadie pueda saberlo. En cualquier caso, ¿tiene un billete algún tipo de valor real? ¿O un euro?

Hay gente que piensa que ese día llegará, que la burbuja explotará, y el valor del Bitcoin caerá en picado, y otros piensan que con el tiempo más gente usará la moneda de forma corriente, los diferentes países comenzarán a permitirla, las empresas comenzarán a aceptar pagos con Bitcoins (ya hay, de hecho, muchos casos de esto) y por lo tanto el efecto de los especuladores no se podrá apreciar como hasta ahora, provocando que la moneda se estabilice.

Mientras tanto, lo único que está claro es que el tema está cada vez más interesante, y que va a seguir dando tema de conversación durante años.